Durante los últimos 100 días, se nos han cruzado varias cosas por la cabeza: planes, ideas, nuevos proyectos y muchas emociones.  Para cada pensamiento ha existido espacio, unos llegan con preocupación, pero otros vuelven con esperanza y mucho amor; ejemplo nuestras próximas vacaciones.

La mente es uno de los vehículos más prácticos para viajar, en ella no sólo vamos  y soñamos con nuestro destino, sino que logramos que de tanto tener esas imágenes en nuestra cabeza terminen siendo realidad. Algunas, ya sabemos qué vestido de baño vamos a usar para ese plan playero que tanto anhelamos, qué accesorios llevaremos y cuáles serán nuestros outfits de viaje.

Tenemos claro, que queremos que la brisa del mar nos acompañe durante algunos días, que el olor a playa sea parte de nuestra respiración y que nuestros vestidos sueltos estén en sincronía con  el cálido clima.

Como hemos tenido muchos días libres para pensar y planear, decidimos que nuestro próximo destino será la Isla Providencia o también conocida como Old Providence, esta es una isla montañosa caribeña que forma parte del Estado colombiano del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina a casi hora y media  del aeropuerto José María Córdova.

Para que tengas un poco de claridad, el tipo de viaje a la Isla San Andrés es diferente a el que encuentras en la Isla Providencia; en San Andrés encuentras personas que quieren comerciar, ir a bares, disfrutar de cocteles en la playa y hoteles con infraestructuras elaboradas y muy cómodas,  mientras que Providencia es una isla más tranquila, sus hoteles son todos operados por locales y sólo se puede llegar a ella desde San Andrés en un vuelo de 20 minutos en una avioneta para 15 personas o en un catamarán en un viaje que dura más o menos 3 horas.

Llegar a Providencia, es como llegar al paraíso, esta isla es la joya del tesoro escondido de Colombia, es pequeña, con 5.000 habitantes y pocos hoteles; hay una docena manejados por isleños y un par de hoteles de lujo. Sus playas son como debe de ser el cielo: arena blanca, mar de varios tonos de azul y verde, olas tranquilas, y lo mejor de todo, pocos visitantes.

En la isla todo está listo para relajarse, leer, caminar, comerse una comida de mar deliciosa, ponerse al sol escuchando las olas del mar y disfrutar de una buena compañía. Estamos seguros que Providencia, puede ser un destino para encontrar la paz y la desconexión que necesitamos por estos días y por supuesto el paraíso ideal para lucir nuestra última colección.

Leave a Reply

Enviar
Enviar
Hola Soy Maria, gracias por comunicarte con Dulzamara.
¿Cómo podemos ayudarte?